Las plantas

Cuando hablamos de plantas en el huerto inicialmente pensamos en las hortalizas, pero en el huerto tienen cabida las hierbas culinarias (cilantro, perifolio, eneldo, albahaca, perejil...), las plantas aromáticas (tomillo, hierbabuena, lavanda, orégano, menta-poleo, salvia, capuchina...) y medicinales (valeriana, ruda, manzanilla...), aunque la división muchas veces es aleatoria, porque una misma planta puede entrar en diversas categorías, según el uso que se haga de ellas.
En el huerto del CEIP María Montessori de Móstoles siempre hemos optado por la diversidad y la introducción de nuevas especies cada año., y así este año contabilizamos más de 60 semillas diferentes para sembrar este año, a lo que hay que añadir las plantas vivaces que ya están en el huerto.
En el siguiente enlace están las semillas que hemos sembrado este año, clasificadas por siembra en semillero y siembra directa:

SEMILLAS 2010/2011

Para empezar

Unas plantas sencillas para empezar un huerto escolar, que son fáciles de cultivar y que además es fácil que se puedan recoger durante el curso escolar, son los ajos, habas y guisantes que se siembran en invierno, y rabanitos, lechuga, judías verdes, tomate y calabacín que se siembran en primavera. Como plantas aromáticas podemos poner romero, lavanda, tomillo, hierbabuena, salvia, orégano, que pondremos no a partir de semilla sino de esquejes o plantas pequeñas.

Los semilleros

Sembramos en badejas de alveolos semillas de plantas de huerta, plantas aromáticas y culinarias y plantas de flor. En el invernadero reciben la luz y el calor necesarios, cada día se riegan con un sistema de riego por microaspersión programado y ya sólo falta esperar a que adquieran el tamaña suficiente para trasplantarlas al terreno.


El trasplante

Cuando las plantas tienen el tamaño adecuado, depende de la planta, pero habitualmente deben tener cuatro o seis hojas verdaderas, y el tiempo climatológico acompañe, es el momento de trasplantar al terreno. Las plantas de los semilleros se pueden coger con raiz desnuda o con la tierra del semillero; hemos hecho unos agujeros en la tierra, a 30 cm. aproximadamente de distancia, hemos colocado la planta y la hemos rodeado con tierra, de tal manera que la planta quede en pie, cubriendo la tierra un poco más de lo que estaba en el semillero, pero muy poco más.

Luego hemos regado con la manguera; aunque tenemos riego por goteo, al trasplantar es recomendable mojar bien la tierra los primeros días, sobre todo si hace mucho calor, como está ocurriendo estos días.


cogiendo_la_planta_1.JPGcogiendo_la_planta_2.JPGtapando.JPGponiendo_en_la_tierra.JPG