El sol


La energía solar.



Durante el curso 2007/2008 participamos en la XXI convocatoria del concurso "Investiga a través del entorno y exponlo" de El Corte Inglés, con el proyecto "Sol, solito caliéntame un poquito... Descubriendo la energía solar" en el que obtuvimos una beca de 3.000 euros.

http://comunidadescolar.educacion.es/834/report1.html
En el libro "Ser competente desde el entorno escolar, páginas 378 a 399.
http://es.calameo.com/read/0000801853a78f89fea24
http://sgfm.elcorteingles.es/SGFM/centroscomerciales/recursos/doc/Actividades/Madrid/1140261863_2910201018514.pdf


Una vez terminada la exposición, varios de los elementos del proyecto se incorporaron a un rincón del huerto que le hemos llamado Huerto solar, en el que encontramos la placa solar con el converso y la batería, las cocinas solares y los evaporadores solares, el invernadero lo construimos como parte fundamental del huerto.
En la batería está enchufado el motor que hace funcionar la fuente del estanque.
La placa solar, las cocinas y los evaporadores se utilizan pedagógicamente para conocer la energía solar.
El invernadero es pieza fundamental en nuestro proyecto de huerto escolar

Estas son algunas de las conceptoss que sedarrollamos.
El sol es una estrella en torno a la cual gira nuestro planeta.
Es como una bomba nuclear gigantesca en continua explosión, de ella nos llegan sus rayos, que nos dan luz y calor.

DISTANCIA DE LA TIERRA 150 millones de kilómetros
DIAMETRO 1.392.000 kilómetros
MASA 333.000 masas terrestres
TEMPERATURA SUPERFICIAL 5.800 ºC

Los rayos de sol calientan las cosas que tocan y ese calor se va transmitiendo de unas cosas a otras, sin embargo hay materiales que no dejan pasar el calor y por eso se llaman aislantes.
Conociendo cómo se transmite el calor y cómo se impide su paso, podemos construir aparatos y mecanismos para aprovechar mejor la energía que nos dan los rayos del sol.
El cristal y el plástico dejan pasar los rayos del sol.

La madera, el cartón, la piedra, no dejan pasar los rayos del sol y además no transmiten el calor a lo que tienen al lado.
El metal no deja pasar los rayos de sol, pero absorbe el calor y lo transmite.

Si dejamos pasar los rayos de sol a través de un material transparente (cristal, plástico) hacia un espacio cerrado aislado (madera, cartón), el calor se concentra en el interior. A este proceso se le llama efecto invernadero.
Este proceso se utiliza para obtener calor (energía solar térmica) y así calentar recipientes (cocina solar, secadero solar), calentar agua (colector solar, evaporador, destilador), calentar ambientes (invernadero).

Si colocamos juntos dos tipos de cristales diferentes de un material llamado silicio y dejamos que le lleguen los rayos del sol, se produce una corriente eléctrica entre los dos cristales (placa solar), generada por el movimiento de electrones estimulado por los fotones de la luz solar (energía solar fotovoltaica).
Con este proceso hemos obtenido electricidad. Esa electricidad la podemos conducir por cables y utilizarla en distintos aparatos eléctricos o acumularla en pilas para usarla después.

Una cocina solar es un recipiente que aprovecha el calor producido por los rayos solares para cocinar.
Existen diversas cocinas solares, distinguiéndose dos tipos fundamentales, de acumulación y de concentración.
Las cocinas solares de acumulación tienen forma rectangular, siendo su cara superior un vidrio que permite la entrada de los rayos solares, el fondo interior negro y los laterales interiores reflectantes provocan la acumulación de calor en el interior, lo que permite cocinar.
Las cocinas solares de acumulación aprovechan el efecto invernadero, los rayos infrarrojos que atraviesan el cristal, son absorbidos por el color negro que se halla en el fondo y no pueden salir del interior de la cocina, pudiéndose aprovechar ese calor para cocinar.
Las cocinas solares de concentración tienen forma semiesférica y su interior reflectante provocan la concentración de calor en un punto, lugar donde se sitúa la cazuela para cocinar.